martes, 5 de febrero de 2008

LA ORGANIZACIÓN PEDAGÓGICA EN EL AULA (tercera parte)



En la nueva propuesta pedagógica para Telesecundaria, la actividad en el aula se organiza en secuencias de aprendizaje que duran entre una y dos semanas; las secuencias abarcan un cierto número de sesiones, dependiendo de la asignatura. Cada secuencia se articula en torno a la realización de un proyecto, la resolución de una o varias situaciones problemáticas o el análisis de un estudio de caso, que ponen en juego el tratamiento de varios contenidos de los Programas de estudio, para la educación secundaria, y al menos uno de sus ámbitos o ejes transversales. El trabajo por proyectos, estudios de caso o la resolución de situaciones problemáticas permiten combinar el desarrollo de competencias con la atención a algunas necesidades de los adolescentes, tanto en el contexto personal como en el social/comunitario.

El cambio de sesiones diarias a secuencias de una o dos semanas permite disponer del tiempo necesario para el trabajo alrededor de las situaciones problemáticas, proyectos temáticos, o estudios de caso, cuya realización exige la elaboración de productos y la discusión de los mismos ante el grupo. Otra de las razones de esta modificación tiene que ver con la necesidad de ampliar el tiempo para profundizar en la comprensión, la reflexión y la elaboración de conceptos y nociones, lo cual permite ofrecer mayores oportunidades para el aprendizaje. Se pretende que las secuencias de aprendizaje cumplan con los siguientes propósitos educativos:

  1. Centrarse en el aprendizaje más que en la enseñanza, y en el alumno más que en la disciplina.
    • Proporcionar acceso a fuentes de información y recursos variados, impresos y tecnológicos, así como a diferentes formas de representación de ideas, situaciones y conceptos.
    • Presentar los contenidos de manera lógica y darle prioridad al tratamiento a profundidad sobre el extensivo.
    • Centrar el tratamiento temático en el desarrollo de nociones, habilidades y actitudes para la comprensión de conceptos centrales.
    • Utilizar, como referencia, los conocimientos e intereses de los alumnos.
  2. Promover la interacción en el aula y propiciar la participación reflexiva y colaborativa entre los alumnos.
    • Ampliar las prácticas lectoras y de escritura.
    • Contener actividades que permitan a los alumnos dar explicaciones ordenadas, formular argumentos lógicos, hacer interpretaciones fundamentadas y realizar análisis abstractos.
  3. Presentar un proceso de evaluación que constituya una herramienta que oriente las decisiones del docente y de los alumnos.
    • Responder a una demanda social e interinstitucional de certificar los conocimientos curriculares previstos por asignación de calificaciones.
    • Reconocer los diferentes modos de representación en que se pueden expresar los procesos de producción de conocimiento y el lugar propicio para su evaluación.
  4. Establecer estrategias claras de vinculación con la comunidad.
    • Incorporar el enfoque intercultural en los contenidos, discurso y diseño.
 

© blogger beta templates | Tech Blog